martes, 6 de marzo de 2007

11 ene 07

> ----- Original Message -----
> From: "Jorge Luis Arzola" <arzolacub@gmx.de>
> Sent: Thursday, January 11, 2007 2:41 AM
> Subject: Pavor en Cuba
>
>
> Am Donnerstag,11. Januar 2007 22:10 schrieb Jorge Luis Arzola:
>
> Queridos Reynaldo, Antón, Senel y Rebeca, Jorge Ángel, Arturo, Angelito
> Santiesteban, Eduardo, Waldo, Amir, queridos todos:
>
> Acabo de leer una buena compilación de correos intercambiados por ustedes
> en Cuba. Uhmm, se me pone la carne de gallina con todo esto.
>
> Les sorprenderá un poco este correo, porque a la mayoría de ustedes no los
> veo
> desde hace muchos años y a los otros casi ni les escribo..., pero la
> verdad
> es que se me ha calentado la sangre. Ahora bien: Como yo no soy un
> revolucionario, y como nunca lo fuí, y como además por edad no padecí el
> Pavorato, y encima como desde hace ya cinco años vivo en el exilio más
> puro y
> duro, parece que no tengo mucho que aportar a este debate; pero, aparte
> de
> reiterarles mi cariño y apoyo incondicional (si es que lo aceptan de este
> guajiro refunfuñón echado por el Destino(como Barry Lyndon) en la extraña
> Germania), a pesar de todo me gustaría sumar unas pocas palabras a lo ya
> dicho.
>
> Está claro que los Pavones y los Sergueras, como los zombies, son bestias
> fáciles de resucitar porque nunca fueron enterradas, y porque, esta vez
> como
> los vampiros, pertenecen a un vampiro mayor o al mismísimo Señor de las
> Tinieblas, que es en definitiva quien manda o quien hace que corra la
> sangre
> de los inocentes. Pero ya esto lo ha dicho alguien más, y encima todos los
> sabemos muy bien.
>
>
>
> Como muchos de ustedes no olvidarán quizá, fueron innumerables las
> ocasiones
> en que las fauces de la Seguridad del Estado y sus compinches del
> Partido(o
> viceversa) se abrieron para tragarme, tal vez aprovechando la
> circunstancia
> de que todos ustedes, en la Habana, estaban demasiado lejos como para
> escuchar mis pataleos, allá en aquella pocilga de Ciego de Avila. Me
> dieron
> de patadas en los calabozos, me amenazaron y vejaron, y muchos en el
> "ámbito
> cultural" me menospreciaron y ningunearon durante años. Nadie, nunca, me
> quiso dar trabajo en Ciego de Avila, ni siquiera de almacenero en una Casa
> de
> cultura.
>
> ¿Y cuándo ocurrió todo esto? Por supuesto que no fue durante el famoso
> Pavonato, durante el cual yo no tenía más de cuatro años, sino en un
> período
> de tiempo que va desde mediados de los años 80s, todos los años 90s y casi
> hasta el mismísimo 2002, cuando casi por puro milagro de Abel y creo que
> de
> Barnet me dejaron salir del país hacia Berlín, después de haberme acosado
> hasta el último minuto a nivel de los recientemente reverdecidos CDRs,
> como
> parte de la Batalla de Ideas y con el consentimiento de Cultura, del
> Partido
> y de todos. A propósito, les cuento: mis sabuesos avileños estaban
> envalentonados, porque, según me contó alguno de ellos, los dientes
> afilados
> y la lengua babeante de rabia, después de que Abel interviniera en mi
> defensa la último vez, Sacha(quien también tantas veces tuvo que correr a
> causa de mi pellejo, gracias viejo) y otros funcionarios declararan a
> quien
> quisiera oírlos, que "la próxima " nadie me iba a defender. Servido en
> bandeja de plata!
>
> Aparte de eso, yo estaba servido en bandeja de Plata por la Asociación
> Hermanos Saíz y por Alpidio Alonso, sencillamente porque en una de las
> reuniones preparatorias del Congreso de ésta(al cual me habían elegido
> delegado directo o algo así, ya no recuerdo bien, y al cual en definitiva
> nunca asistí), y ante el servilismo generalizado, me había atrevido a
> decir
> que no debíamos hacer un Congreso para complacer a Aquél(Fidel Castro) que
> había decretado por años la suspensión de tal evento, desde los tiempos de
> la
> AHS de Eloisa Carreras, cuando los artistas jóvenes todavía se atrevían a
> decir unas cuantas cosas a ese mismo poder que ahora los amenaza a
> ustedes, y
> que ya a mi no me puede tocar, gracias a la mediación de Dios y del Océano
> Atlántico.
>
> Ya sé, ya sé, no crean que olvido que gracias a muchos de ustedes y a unos
> cuantos más y al hecho de que nunca cometí otro delito que llamar las
> cosas
> por su nombre y tener la lengua larga, no pasé nunca más de dos semanas en
> los calabozos. Gracias a eso y a que la máxima autoridad de la cultura no
> era
> entonces PaVoR, sino Abel Prieto. Pero es que en cierto sentido yo era un
> privilegiado, porque era un escritor joven(ya no tanto, que horror!)
> conocido
> y porque encima tenía el apoyo de algunos de ustedes, con influencias
> allaaaaá, en La Habana. Pero ¿y qué pasó con los que no tenían tales
> privilegios? Pues se pudrieron en la cárcel, y después al exilio, siempre
> al
> exilio. Y hablo de escritores: los otros, sean inocentes o no, que se
> jodan,
> aunque se trate de "no revolucionarios no contrarrevolucionarios", esa
> categoría tan rara o zombi ideológico que parece existir en Cuba.
>
> Lo que quiero decir es que el Monstruo siempre estuvo y está ahí, listo
> para
> dar el zarpazo, porque no existen contrapesos que estabilicen la política
> del
> país; no existe la Razón, sino la caprichosa y a veces antagónica voluntad
> de
> unos pocos y la sumisión del rebaño.
>
> Queridos míos, yo estaré rezando por ustedes en los tres idiomas en que
> pudiera hacerlo, por si Dios entiende alguno de ellos. Temo por todos
> ustedes. Creo que necesitan de mucha suerte y de la ayuda de Dios.
>
> Un fuerte abrazo, desde Colonia, Alemania
>
> Jorge Luis Arzola