jueves, 6 de septiembre de 2007

Capítulo I. Se inicia la batalla.

¿Por qué, cubanos?
El amor es ciego, pero el estómago no. Política cultural y mala leche; guión y puesta en escena:

¿Adónde vamos?

Juan Carlos Redoba

2007 pasará a la historia cultural y social cubana como el año en que la gente decidió dejar de callar. No bien terminada “la guerra de los correos”, transcurrieron apenas unas semanas para que se encendiera otro debate abierto que tiene como soporte la vía electrónica. Dejar de callar no ha sido sinónimo de una postura anárquica, del mero aleteo propio del náufrago desesperado, o de la catarsis adolescente que al confesar, duerme. No. En estos meses se han discutido cuestiones determinantes para la agenda que informará el futuro de este país.
Como parte del debate actual, o tal vez de forma tangencial a él, escuchamos las palabras de Eliades Acosta, encaminadas a conseguir una sociedad más participativa, más descentralizada, más “vocal”, en el sentido de que la gente se pronuncie y se escuche, sin represión y sin reservas.
Vemos que el diseño de la política cultural de la Revolución sigue siendo coherente, bastante irrefutable. El problema está en que una cosa es la chiva y otra, los veinte pesos. O, como gustaba recordar Gutiérrez Alea: El guión del socialismo es perfecto, suena precioso; el problema está en la puesta en escena.
No son pocos los ejemplos que demuestran cómo, en el diario bregar de la cultura, las instituciones niegan la lucidez y la apertura con que se sigue expresando esa política. Y ello es triste, porque varios creadores llegan a pensar entonces que política cultural es intercambiable con parole, parole, parole, y no con la resolución concreta de los problemas concretos.
Un ejemplo: la Televisión Cubana acaba de vetar la transmisión del video Mala leche, que para el tema musical homónimo realizara el compositor y cantante Nassiry Lugo. La razón fundamental parece ser que la Televisión no quiere contravenir la decisión que tomó alguien, evidentemente de forma presurosa e irracional, en la dirección de la Radio. Entonces, el ICRT no quiere devenir una suma de contradicciones: si “alguien” de la radio (una instancia o entidad imprecisa y vaga como el vapor) dio como no transmisible el tema de Nassiry, ¿cómo la Televisión va a pasar el video? Esto, en el escenario de un programa tan prestigioso como Lucas, que acaba de cumplir toda una década de valorización del género, y que ha supuesto una atendible alternativa lingüística incluso para la propia Televisión. Se han escuchado los criterios del director y el crítico del programa, ambos intelectuales con la Distinción por la Cultura Nacional, gracias a muchos años de tenacidad en la defensa y el beneficio de nuestra cultura, pero al final de poco han importado. La consternación del artista tampoco ha servido de mucho.
Quizás no sea yo, realizador con escasas horas de vuelo, apenas tres videos realizados, el más indicado para compartir con ustedes estas ideas. Pero lo cierto es que pasan semanas y semanas, y por mi proximidad al espacio, he sabido que se aplaza hasta el infinito una respuesta razonable al problema. Sé que la gente del programa ha preferido discutir el asunto al interior de la institución, pero, como desde afuera me percato de que al interior de la institución significa callen para siempre, quisiera compartir con ustedes estas reflexiones.
Mala leche se inserta en el CD Alma sin bolsillo, el que, por consenso de la crítica, viene a ser el disco de madurez de la agrupación Moneda dura. Este disco incluye temas tan excepcionales como Y no hago nada, donde el personaje vocal de la canción, el propio Nassiry, yo mismo, o posiblemente quien en este minuto lee, se confiesa impotente frente al mercadeo de la carne. Y no hago nada resulta el testimonio hermoso, vibrante (“mi amor es ciego, pero tu estómago no”), de la impotencia que sentimos de pronto todos aquellos cubanos que crecimos con atención a un grupo de valores, también para nosotros sagrados, y hoy comprobamos que el amor puede valer cinco dólares, o quince, o treinta, o cincuenta. Ella al final se va a marchar, y “mi amor no puede pagarte un avión; mis manos no pueden alcanzar tu ilusión…Y no hago nada”.
El video Mala leche, por su parte, ha sido estimado, con prontitud, por los especialistas más cercanos al programa, como el video más importante y rotundo del también realizador Nassiry Lugo. En un momento en que la radio transmite los surcos más “problemáticos” del disco, algunos de los cuales integran ya los hits parades, en una política inteligente que naturaliza la crítica como ese proceder que contribuye y mejora las cosas, llama la atención el ensañamiento con un tema como Mala leche, que, al lado de los perfectamente radiables, resulta incluso medio ingenuo. Evitando las contradicciones, el ICRT incurre en las mayores paradojas de su historia.
¿De qué va Mala leche? Por encima o por debajo de todas las descripciones puntuales, el tema tiene dos ideas básicas: a las cosas que no funcionan socialmente no les adicionemos, por favor, el mal trato y el atropello. Y dos: coño, si somos cubanos, si alimentamos un proyecto que se quiere superior, en bien del hombre, ¿por qué no nos tratamos como hermanos, y hacemos aflorar lo mejor de nosotros, de nuestra tradición de solidaridad, de fraternidad? El cantante llega a confesar que le late el corazón, de modo muy especial, y emotivo, cuando le dicen cubano. El tema lo que suda es nobleza, todo el tiempo.
¿Quién puede negar que la mala leche efectivamente nos hace mucho daño, social y éticamente? Sólo aquellos enternecidos con el modelo feliz y falaz del realismo socialista, para el cual el mundo se podía estar cayendo pero igual, no pasa nada, este es el mejor de los mundos posibles. Sólo los asalariados dóciles que repiten la felicidad rosa, hoy incierta entre nosotros y en todas partes del mundo. ¿Alguien puede explicarme por qué la nobleza y el afán de contribución de Mala leche son “contrarios a la política cultural de la Radio y la Televisión”?
No sé si me estaré volviendo un necio, no sé si a fuerza de pensar con cabeza propia me he convertido en un “traidor”, pero no creo que sea esa política de exclusión la que ayude ahora mismo. ¿Vamos a convertir a Mala leche en el próximo PM, aquel documental ingenuote estigmatizado en los años sesenta, y que hoy, al volver a verlo, lo que nos da es gracia? ¿Estamos ante el nuevo PM? Ya la gente busca denodadamente Mala leche; trata de grabarlo por su cuenta y riesgo. Claro, porque el que prohíbe, sobre todo el que prohíbe con argumentos primarios y falibles como la espuma, lo que consigue es desatar una verdadera avidez por el motivo de la sustracción. Estamos convirtiendo a Mala leche en un héroe contrario, secreto, extraño, prohibido, cuando pudo ventilarse entre nosotros, con el debate nuestro, a ver si extirpamos toda esa mala leche que nos lacera e inhibe lo mejor de nosotros. Nassiry Lugo ha visto transitar a Mala leche del afán de aportación crítica al estigma y el demonio.
Por cierto, a lo largo de estos diez años, no es el primer video satanizado a la primera en la escena de Lucas. Trabajos muy interesantes como La pelota de la suerte, Levántate y anda, o Problema, fueron prohibidos en su día. La pelota… fue censurado porque, aguanten la carcajada, aparecía una pelota azul con estrellas amarillas, y entonces se estimó que el clip era una loa a la Comunidad Europea, en un momento en que las relaciones con Europa se hallaban enrarecidas. ¡Qué terrible para los realizadores el hecho de que el día en que el productor fue a la tienda, sencillamente a comprar una pelota, cualquier pelota, nuestras shoppings vendían una loa a la Comunidad Europea, todo un objeto semióticamente subversivo! ¡Qué desdicha! En el caso del segundo, la no-razón fue la siguiente: en él pelean un perro negro y un perro blanco. Sí, por eso. Parece una sinrazón kafkiana. Pero en el tercero, sobre todo porque el rapero, René, decía en algún momento: “Cabrón, cabrón”. Sin embargo, pasaron los meses y al menos uno de esos tres videos pudo ser rescatado, se estrenó y criticó debidamente en el espacio, y al término del año fue premiado entre los más significativos. Los otros dos permanecen en el silencio sospechoso, y lechoso, donde ahora clasifica, extrañamente, Mala leche.
Y conste que los realizadores nos hemos enterado de estos “argumentos” a nivel de pasillo, pues, que yo sepa, el programa nunca ha recibido razonamientos atendibles al respecto. Y nos preguntamos: ¿Cómo un acto de censura, absolutamente desconsiderado con los realizadores, con las disqueras, con los espectadores, absolutamente irrespetuoso; cómo un acto de violencia tal frente a la expresión natural y la circulación de las ideas puede no explicarse siquiera, en otro acto de despotismo y desconocimiento de la gente que trabaja con entereza en este país hace tantos años?
¿Por qué, cubanos? ¿Por qué torcemos lo que es diáfano y bueno? ¿Por qué les volvemos los días más difíciles a quienes hace mucho tiempo que fundieron su suerte con la suerte mayor de nuestro país y nuestra cultura? ¿Por qué esta mala leche contra la creación genuina que sencillamente da la espalda al triunfalismo y la paleta rosa, para abrirse a una visión del mundo sustentada en el beneficio de la polémica, la discusión, y la verdad entrevista por todos? Alguien puede explicarme, cubanos, ¿por qué?
Ojalá estas reflexiones lleguen al buzón de Eliades Acosta, o al del Ministro, a ver si nos tiran un cabo.
Habría que preguntarles:
Así, con la censura doblemente irracional, ante la que no pasa nada, ¿así es como vamos a levantar una sociedad más participativa? Nadie responde al realizador: ¿Qué puede estar pensando Nassiry Lugo en este mismo momento? ¿No lo estaremos invitando, con la necedad y la obcecación, a que se pague un avión?

Capítulo II. Llegan los refuerzos

Hola a todos!
Les hago llegar los mails que he recibido en estos dos días. Muchas gracias a los cuatro. Espero nuevos criterios, en cualquier sentido, pues sería bueno, al final, entregar un file con todas nuestras protestas alrededor de un "congelamiento" impropio, bruto, absurdo.
Saludos,
Juan Carlos.

******************************************************************************

Juan Carlos, estoy 400% de acuerdo contigo. Solo un apunte: si muchos tenemos email, otros menos Internet y muchos mas lectores de DVD en casa, para que pedirle peras al olmo? Hagamos una industria audiovisual cubana cimarrona, libertaria, explosiva, por encima o debajo del ICRT y sus aletargadas decisiones. Usemos la tecnologias - alla los tristes censores- para ver, escuchar y disfrutar las imagenes y voces de nuestro tiempo. No tenemos mas derecho a esperar.
recibe un saludo,

Abelardo Mena
Curador de arte
Cuba Avant Garde
www.cuba-avantgarde.com

******************************************************************************
Juan Carlos, a mí me llegó lo de Mala leche... por una tercera persona. ¿ a tí te interesa que lo ponga en mi blog? Yo como norma publico lo que sus autores me autorizan o cito lo que está publicado en otra parte....
Gracias. Si no estás de acuerdo, no importa, mi deber es preguntar.

Rosa Ileana Boudet
http://rosaile.blogspot.com

******************************************************************************

Brillante, surcribo todo eso 100% y si lo "descongelan", cuenten conmigo para pasarlo por De Nuestra América.
Exitos,
Frank Padrón.

******************************************************************************

juan carlos; no te conozco, estoy entre los destinatarios de tu mensaje; te escribo esta nota: si lo que dices es cierto, si MALA LECHE -el video clip de nassiry- está prohibido en la televisión cubana, si esto es verdadero e hiciera falta un "voto" personal para que tranquilamente se transmitiera el clip en cuestión sin tanta comemierdería, TE DIGO QUE TIENES MI VOTO PERSONAL, INDIVIDUAL, E INTRANSFERIBLE; ví el video; LO VÍ HACE UNOS DÍAS POR LA TELE por eso te escribo al principio "si lo que dices es cierto", porque lo ví por la tele...
si por otra parte estás queriendo denunciar a los que aquí en cuba abiertamente llamamos hijos de puta con poder, y que según mi humilde criterio personal y callejero, sólo piensan en su estómago, y se cagan (castellanamente hablando) en el pueblo que representan, pues te digo; CUENTA CON MI VOTO TAMBIÉN.
te aclaro que hablo de los hijos de puta que tienen poder en los medios de difusión nacional -como la televisión-, de eso estamos hablando, no?, de "los medios"?!.
Y TE ACLARO SOBRE TODO QUE NO DIGO DE NINGUNA MANERA QUE TODOS LOS QUE TIENEN PODER EN LOS MEDIOS SON HIJOS DE LO QUE DIGO, DE NINGUNA MANERA DIGO ESO, OK?!
y si en última instancia tratas de decir que estás denunciando que está mal que tanta otra gente que trabaja en "los medios" apoye ordinariamente siendo prostitutas pasadas por agua a los hijos de puta corruptos, incultos, y reaccionarios en cuestión que se "visten de rojo" y tienen el culo y el cerebro en el capitalismo más cochino, picúo y ramplón, si tú estás diciendo que no debería existir tanta "prostitución", o sea, corrupción en "nuestros medios" y que debería terminar la base social de apoyo para los hijos de mala leche que son capaces de censurar lo que les dé la gana mientras tienen la puerta abierta a un chorro de mierda pseudocultural para ver si se le llena en cuba el cerebro de vómito a la gente; SI TÚ ESTÁS DICIENDO QUE ÉSO NO DEBERÍA TENER APOYO EN CUBA, PUES TE DIGO QUE TAMBIÉN TIENES MI VOTO.
si por otra parte este correo tuyo que ha llegado a mí es una "máquina" -sabes lo que quiero decir con "máquina" si eres cubano- PUES TE DIGO IGUAL QUE LO QUE AQUÍ DIGO LOS QUE ME CONOCEN SABEN QUE ASÍ PIENSO...
y el viedo de nassiry está bueno!

iskánder. (dir. film Mañana)

******************************************************************************

Estimados Realizadores:

Mediante la presente, hago constar mi malestar por sus hirientes correos, debido a que no acaban de entender que cada vez que decidimos no transmitir uno de sus videos, es una jornada verdaderamente dolorosa. Ocurre que muchas veces debemos tomar esas medidas por el bien del país, o sea, de ustedes mismos, de nosotros, de todos. Sepan que no dudamos de su talento y entrega, de sus condiciones como Revolucionarios, así como de su férrea entrega a la mas noble causa, esta que hoy construimos y de la que son ustedes parte vital.

Duele que nos llamen censores, cuando apenas somos guardianes de nuestras conquistas. Muchos de esos trabajos pospuestos no se han hecho en el momento adecuado, pero es muy posible que para el primer quinquenio del próximo siglo, hagamos un especial en la programación de verano, con la oportuna comparecencia de los nietos de ustedes, que expondrán, sin censura alguna, cada punto relevante de su realización. Es oportuno adelantarles que tales puntos deben estar claramente testamentados y avalados por dos testigos, medida tomada, sobre todo, para evitar en el futuro "lecturas equivocadas".

Nótese que digo pospuestos y no censurados, porque Censura es una palabra que quedó atrás en nuestro país hace casi medio siglo, el mismo tiempo que nos dista de tantos otros males, afortunadamente superados.

En base a sus inquietudes y demostrando en tal sentido que somos receptivos a todas las demandas que hacen, hemos elaborado una lista de puntos a tener en cuenta a la hora de hacer un videoclip con la finalidad de ahorrarles posibles incomodidades.

1- La temática será libre, pero se le dará prioridad a las que de una manera menos creativa exalten nuestras conquistas
2- La duración debe ser como máximo de 3 minutos, pero se harán excepciones con los trabajos que exalten de una manera menos creativa nuestras conquistas, que no podrán exceder los 20 min
3- El máximo de nalgas moviéndose en primer plano no debe superar la treintena. No habrá excepciones en este punto. Debemos evitar a cualquier costo la vulgaridad y la grosería, tal como se ha planteado en las demandas que ustedes mismos y nuestros espectadores hacen.
4- En caso de ritmos cuestionados como el reguetón, se ha determinado que deben evitarse las luces flasheando y la edición trepidante, porque son estos recursos los que generan malestar a nuestros espectadores, tal como evidencia la encuesta realizada por nuestro centro de investigaciones. Cuando se evalúo este punto, se hizo una proclama en contra de los comentarios elitistas de un grupúsculo al servicio del enemigo, que acusaba de vulgares a nuestros artistas cultivadores de tan dignos géneros y que participan en cada tribuna, actos de condecoración y homenajes llevados a cabo por nuestras organizaciones políticas y de masas.
5- Lograr un óptimo aprovechamiento del baile, pues creemos que, muchas veces, por querer asumir esas posturas críticas que tanto mencionan, el espectador pierde la oportunidad de disfrutar de uno de nuestros mas grandes patrimonios culturales. Sí quisiéramos ser impositivos, les diríamos que sólo se permiten videos de baile, pero no es política de nuestra institución medida dictatorial alguna. No obstante, les hacemos saber que videos en los que aparezcan los intérpretes del tema musical, alternando (únicamente) con escenas de baile, saldrán al aire al día siguiente de su entrega en la redacción de musicales y tendrán 15 salidas al aire por semana, otra muestra de nuestra apertura al arte que potencie lo auténticamente nacional.
6- Retomar la tradición, cada vez más en falta, de parejas a caballo o al borde del mar en plena puesta de sol, ausencia sumada a otras como la de Modelos en piscinas disfrutando de nuestro clima; infidelidades (siempre y cuando tengan un final feliz y sea él quien engaña a ella ) o de nuestros tragos típicos como el mojito y el daiquirí en manos de los artistas. Es preciso acotar que en este último caso se debe evitar la aparición de marcas.
7- Cada video debe incluir, antes de que comience, una pantalla negra donde se exponga lo que quiso decir el artista, también para evitar "lecturas equivocadas". La exposición debe ser breve, pero concisa, y es muy probable que forme parte de un tabloide, cuyo lanzamiento está previsto para la próxima feria del libro como parte del programa de fomento de" la lectura"
8- Evitar la presentación de rostros tristes. No hay razón para dar una imagen trastocada de nuestra realidad, que es la de un pueblo alegre, un pueblo que, pese a las adversidades, disfruta de nuestras conquistas, un pueblo que hoy hace trincheras y mañana dormirá en ellas para siempre, pero con la satisfacción del deber cumplido y una sonrisa en su rostro.

Por nuestra parte, esperamos que esta guía sea del agrado de todos y les facilite el trabajo-

les saluda,

Revolucionariamente

El asesor

P.D: Hay dos palabras que el corrector ortográfico me marca como incorrectas. Son ellas Reguetón y Revolucionariamente, les pido disculpas si la razón de ello es que están mal escritas.

******************************************

Amigos;

He leído, no con mucho asombro un comentario sobre el programa Lucas, y la censura de la que ha sido recientemente victima Nassiry Lugo y su video clip Mala leche. En lo personal pienso que es un video hermoso, con una muy buena idea y realizado con una ternura muy especial y un delicado juego con referentes y asociaciones. Es un trabajo serio, de excelente factura y muestra ingenio y evolución en lo referente al desempeño como realizador de Nassiry, y sin mala leche, ni banalidades, ni demasiados subterfugios que denoten intentos hirientes, ni complicaciones dramáticas que provoquen la injusta censura.

Cierto es que hace ya un tiempo este debate que viene ocurriendo en el ciberespacio ha ido salvando ausencias en los territorios de la comunicación y el diálogo y por eso me aventuro en esta oportunidad a dar mi opinión y mi valoración al respecto de este y en algunos casos en los que con tristeza he visto envuelta mi obra.

Por suerte, y también gracias al equipo de trabajo que siempre me acompaña los ejemplos que citare son solo 3 en medio de mas de 30 clips por mi realizados, pero la verdad siempre es amable contarla, y quiero compartir con ustedes mi experiencia.

No es este el primer caso de censura a un video clip, hace ya algunos años, otro video a Moneda Dura sufrió igual suerte, me refiero a Lola, un tema para el cual dirigí un video que tampoco fue transmitido por la TV nacional. Nunca, y de eso han pasado ya 6 años, a mi se me dijo cual era la causa de la censura, nunca institución o persona alguna me llamaron para explicarme las causas que provocaron tal decision sobre ese material, y tuvo mi incomprensión de entonces que conformarse con comentarios de pasillo, murmullos, informaciones nada concretas que comentaban que la causa de la censura estaba en la presencia de un travestí como protagonista no solo de la acción del clip, sino también del tema, y eso que el audiovisual narraba la historia de un muchacho que al recibir una invitación a una fiesta de disfraces decide vestirse de travesti, sin mas consecuencias ni dobles intenciones.
Al llegar el, ataviado con esas vestimentas en la fiesta estaban monjas, monstruos, príncipes, guerreros, enfermeras, caballeros medievales… en fin, disfraces y mas disfraces. Todo narrado desde una perspectiva muy ingenua, divertida, sin dolor.
Entonces, la censura elimino el clip de la TV y el tema de la radio, aunque para mi asombro, en otros programas de la misma televisión nacional seguían La Pía, Margot y tantos otros personajes humorísticos valiendose de la transformación o el travestismo como vía para provocar la risa, el disfrute.
Ese clip ese año, (y no es que crea demasiado en los premios) obtuvo el premio Caracol que otorga la UNEAC, el PREMIO VITRAL del Movimiento Nacional de Video, el premio LUCES DE LA CIUDAD de la Asociación Hermanos Saíz, el LUCAS, en la categoría de Música Rock, convirtiéndose así en el ganador de todos los eventos que premiaban la categoría Clip en el país, y sin embargo, el publico para quien se había realizado nunca pudo verlo. Esa fue mi primera experiencia con la censura, y desde entonces conocí y me preocupo bastante el término.
Tiempo después, tuve la suerte de dirigir para la agrupación Azúcar Negra, cuando aun era Hayla su vocalista, el tema era Andar Andando y era una especie de grito de esperanza a favor de la paz mundial y el clip fue inspirado y creado como homenaje a luchadores por la paz del mundo, y aparecían en el, como parte de las imágenes los rostros de muchos. Entonces una nueva censura impidió que apareciera en el clip el rostro de Juan Pablo II, quien ya había visitado nuestro país y había sido recibido por nuestra máxima dirección y su visita, ahora en CD ROOMS y postales, aun repleta estantes de venta en kioscos para turistas o interesados, como un recuerdo mas de los momentos gloriosos o reivindicadores de nuestra historia.
La dirección de la Televisión Nacional determino que ese plano no debía estar en el clip e inconsultamente mando a reeditarlo y eliminar ese plano de la versión que seria transmitida. Un error doble, que además supera los mínimos contenidos éticos en tanto violentaron un material creado, sin siquiera comentarlo con su director ni sus productores.
Mas que mi queja, mi dolor me hizo indagar un poco mas esta vez y tampoco recibí respuestas, solo el silencio de los que no saben la necesidad de las respuestas acompaño esta nueva desilusión y esta nueva incomprensión sobre mi trabajo.
Ya la censura había tatuado de alguna manera mi existencia, algo para lo que no estaba preparado, ni alerta, porque siempre he estado conciente de lo necesario que es el arte en un proceso social como el que nos involucra a todos y no es mi necesidad la critica vacía ni la queja por gusto, además, y lo digo desde la mas absoluta sinceridad, no es para tanto.

Mucho más recientemente, la Federación de Estudiantes Universitarios me encargó la realización de un clip homenaje que marcaría la campaña por los festejos del aniversario de la institución y me sentí realmente halagado. Era un trabajo difícil, intentar conseguir honrar a tanta historia valedera y hermosa; era un reto, pero lo asumí encantado y feliz, primero por el motivo y también porque la hermosa canción escrita por Buena Fe para la ocasión me pareció justa, sincera y muy oportuna. El encargo, hecho a mi por el ICAIC, enseguida desencadeno su aparato productivo y empezó el trabajo, para el cual escribí un guión preciso, para que fuera valorado por todos los que debían aprobarlo, fue sometido a análisis de todo tipo y en algunas ocasiones el dialogo y el trabajo en equipo propiciaron cambios, variaciones y sugerencias que fueron debidamente estudiadas y analizadas por todos y definidas desde el concepto y la creación. Después de un tiempo de valoraciones, finalmente fue aprobado el guión final y comencé la etapa de producción, rodaje y postproducción de un clip que considero en primer lugar sincero y en segundo sensato.
Como supondrán, un trabajo de encargo a estos niveles contó con toda la supervisión posible, en cada uno de los pasos dados, desde mis reuniones con los mas altos directivos de la FEU y de la UJC, las intensas sesiones de dialogo y rodaje, en fin todo, absolutamente todo fue supervisado y cuestionado todo el tiempo, y cada decisión se tomo a partir de los principios éticos de nuestra historia y cada plano se cuido, se converso y se conoció previamente.
Finalmente, y para alegría de todos los involucrados termine el clip a tiempo para su estreno en el Congreso de la FEU, después de haber contado con miles de recursos humanos, intelectuales y laborales.
La dirección de la Televisión nacional tampoco permitió su transmisión y tampoco nunca se me ha dicho el por que. Ahí esta el clip, en espera de que alguna vez los cientos de estudiantes universitarios que colaboraron amabilísimamente en su realización pudieran verlo; en espera de que todos los que soñamos con la ilusión de tributar desde lo único que sabemos hacer, que es honrar lo legítimamente honorable, disfrutáramos el regocijo de besar la historia y sus conquistas. Pero una vez mas las ganas y el ansia quedaron truncas.
No se transmitió jamás y así mismo tampoco explicaron nunca los motivos de la censura.
A estas alturas ya no se quienes dirigen nuestros medios de transmisión masiva, ni que es lo que protegen.
Ni el tributo sincero a las conquistas ya les satisface y esa sensación que intentan provocar de hacerlo sentir a uno culpable, malintencionado o carente de principios éticos me abruma demasiado.

Siento que solo se ampara la ligereza, lo aparencial y lo efímero. Si no, ¿de que manera entender tanto prodigio desamparado en nuestra televisión?

Esa certeza duele. Y no basta.
La creación debe ser libre y los espacios de transmisión de pensamientos, estéticas y maneras debe ser plural.
¿Que legitima identidad cultural intentan si ocultan temerosos ideas e incluso honras?
¿Que hombre verdaderamente nuevo creen va a existir si su crecimiento se cercena por censuras implacables y obsoletas?
Yo amo mi trabajo, mi país y mis esencias. Nunca he intentado traicionar porque no me interesa, porque defiendo también lo humano y lo hermoso y porque reconozco en este mi espacio y mi tiempo.
No se que intentan quienes mal dirigen e irrespetan la labor de los creadores; aquellos que intentan ocultar lo que no tiene sentido ocultar, y no se fijan en la paja que arde.

Es lamentable que estas cosas pasen, pero ocurren. Y lo peor, las culpas siguen sin nombre y las ilusiones se van volviendo arena.

De cualquier manera, la creación es una necesidad y ni estos momentos detienen las ansias ni el empeño por intentar crear a pesar de los pesares.


Lester Hamlet (realizador de cine)
Agosto del 2007